makeAdam Savage,  dice  que “El ser humano es el único animal que hace dos cosas en exclusiva: Utiliza herramientas y cuenta historias y, cuando construimos algo, hacemos las dos cosas al mismo tiempo”. No le falta razón y podemos deducir que, para ponerle una fecha de inicio a la cultura maker  habría que remontarse al primero de nuestra especie que comenzó a fabricar y utilizar herramientas, a la vez que comunicaba a los demás cómo se podían reproducir y utilizar : homo habilis.

Podemos traducir el término inglés maker como hacedor y así, la filosofía maker se fundamenta en la idea de que cada uno de nosotros podemos crear algo desde la idea hasta el resultado final utilizando los recursos que tenemos a nuestro alrededor, sin necesidad de que intervenga en el proyecto especialistas ni utilizando sofisticadas herramientas, ya que habremos de utilizar nuestra creatividad para solventar los problemas que se nos vayan planteando en el desarrollo de nuestra idea. Para ello, se cuenta con la experiencia y colaboración de otras personas y el apoyo de la tecnología y de internet. Maker img

Un maker, hoy por hoy, no es una persona aislada en un garaje o un taller; al contrario es alguien que está conectado a los demás y comparte conocimiento, crea, mejora y forma parte de una red de inteligencia colectiva en un maker space o espacio maker que puede ser virtual o físico. Un maker hoy puede ser una artesana, una autodidacta, un ingeniero, un carpintero, un aficionado a la ciencia, una inventora, un emprendedor, estudiantes…¡cualquiera puede ser maker!

En esta imagen se puede resumir los principios del movimiento maker

Maker Movement Manifesto
El Manifiesto del Movimiento Maker, cortesía de Image Think

Si piensas que tú no perteneces a la lista anterior, mira el siguiente vídeo (en inglés, subtítulos en español), en el que Dale Dougherty nos anima a descubrir nuestra parte maker:
https://embed.ted.com/talks/lang/es/dale_dougherty_we_are_makers

Cultura maker en la Escuela

Tinkering schhol
Escribir una leyenda

Numerosos centros educativos ya han trasladado los principios de la filosofía maker a sus Proyectos Educativos a los que Gever Tulley denomina como “Escuelas de experimentación” (Tinkering Schools). En ellas, “creen que el alumnado es más capaz de lo que ellos mismos piensan y, para probarlo, les dan herramientas reales para resolver problemas reales”.

Es de destacar que el énfasis se pone en el proceso, no en el resultado final, pues es en el primero donde se produce la magia del aprendizaje y el desarrollo de las capacidades y competencias de los estudiantes.

procces
El aprendizaje está en el proceso

De esto, se deriva que el error es una parte natural del proceso, de la vida misma, y por tanto algo que hay que saber manejar y aprovechar como una oportunidad de mejora y no como un fracaso.  Igualmente, el tiempo juega un papel importante pues las prisas nunca ayudaron a la generación de ideas ni a la reflexión. En el siguiente vídeo nos explican cómo trabajan.

 

La realidad común en la escuela

abpSalvo honrosas y cada vez más frecuentes excepciones, en la gran mayoría de nuestros centros, la cultura maker y su filosofía aun no están implementadas al nivel que podemos encontrar en otros lugares; si bien aspectos de generación de ideas, creación de materiales para dar solución a problemas determinados surgidos en la realización de proyectos, comunicación y cooperación en el proceso, etc., ya están presentes en el día a día en las aulas, de la mano de metodologías activas tales como: el Aprendizaje Basado en Proyectos o Aprender Haciendo; que van renovando el panorama metodológico de la educación en España y contribuyendo al cambio de rol de estudiantes y profesorado.

Empoderamiento del estudiante

empoderar-a-los-alumnos
www.escueladeexperiencias.com

El alumnado se convierte en el centro del proceso de aprendizaje pues a través de la experiencia construye su conocimiento junto al resto de miembros de su grupo con los que ha de definir, compartir, crear y negociar significados y conocimientos, aspectos que son propios de la CM, en la que el proceso de gestión del conocimiento, resolución de problemas y búsqueda de soluciones es más importante que el resultado en sí mismo.

 

tecnologiaSi incorporamos, de manera generalizada, los principios de la CM en nuestras aulas unidas a la TAC, estaremos consiguiendo que el alumnado desarrolle las capacidades necesarias para actuar y favorecer el cambio en las sociedades en las que vivimos, tornando el papel pasivo de consumidores (de información, de opinión, de ideas…) por uno activo, que potencie la creación individual y compartida, el compromiso con el desarrollo de proyectos compartidos, la innovación y la responsabilidad , así como la transferencia de conocimiento desde la base.

¿Y en tu centro está presente la Cultura Maker? ¿Eres tú mismo un o una maker? ¿Conoces algún espacio maker y lo quieres compartir?

Anímate a compartir tus experiencias con nosotros en comentarios.

 

 

Anuncios